Control Parental, como estar más tranquilos cuando nuestros hijos acceden a internet

 

Control ParentalHablando con varios padres nos comentan su preocupación cuando sus hijos se ponen delante del ordenador. El hecho de no saber en qué páginas están entrando y con quién están charlando o intercambiando información de cualquier tipo. Pero nuestros miedos no deben impedir que nuestros hijos hagan uso de las nuevas tecnologías. Educarles en su utilización es lo principal y más importante, ya que habrá momentos en que estarán solos delante de un ordenador y deberán ser ellos mismos sus propios censores en algunos contenidos.

Control Parental se podría definir a toda herramienta o aplicación que tiene la capacidad de bloquear, restringir o filtrar  el acceso a determinados contenidos o programas, accesibles a través de un ordenador o de la Red, y de dotar de un control  sobre el equipo y las actividades que se realizan con él, a la persona que sea el administrador del mismo, que normalmente deberá ser el padre o tutor del menor.

Para nuestros hijos acceder a Internet es lo lógico cuando vuelven del colegio y posiblemente estén un tiempo solos hasta la vuelta de alguno de los padres. Antes era la televisión y ahora se ha sustituido por el ordenador, dependiendo de la edad. Lo natural es llegar y conectarse y estar oyendo música, o chateando con sus compañeros y amigos, o haciendo los deberes en  grupo. Y ¿qué hay de malo en eso? Pues nada, no hay nada malo, pero.... lo que hoy es un trabajo de clase o una charla sin  trascendencia con un amigo, con el tiempo se puede transformar en otro tipo de charlas con gente desconocida que abra las puertas de su imaginación y curiosidad a un mundo menos inocente y natural.
No hay que ser catastrofistas ni apocalípticos, pero si realistas. Los padres tienen/tenemos la obligación de estar al lado de nuestros hijos en todo su desarrollo emocional, humano, social y técnico.  Es necesario, por ejemplo, que naveguemos por Internet con ellos, que, adaptándonos a sus edades, les digamos qué hacer y qué no hacer razonandolo siempre y con palabras que ellos entiendan. No se trata de hacerles un tutorial de navegación 'segura' por Internet, pero si darles una serie de directrices muy amplias que ellos puedan aplicar fácilmente.

Hace ya bastantes años era muy típica la frase de nuestros padres: 'No hables con extraños' o 'No aceptes caramelos ni golosinas de alguien que no conozcas'. En el siglo XXI esa frase se ha traducido en 'No des ningún dato personal o familiar a nadie que no conozcas' o 'No des ninguna fotografía tuya por Internet a nadie'. Antes los padres se sentaban en el suelo con sus hijos a jugar y ahora y dependiendo de las edades, deben sentarse junto al ordenador y 'jugar de otra forma con ellos'. Pero siempre jugar educando, dando pautas, dando referencias y también dando ejemplo, por supuesto.

Pero hay muchas familias cuyos padres no tienen acceso a las tecnologías, no las necesitan o no pueden acceder a ellas por temas económicos. En estos casos la compra del ordenador y la conexión a Internet para los hijos es una necesidad que les viene planteada quizás por los estudios de los hijos o quizás por el capricho de los hijos. Bajo la mentalidad de que ' a mi hijo que no le falte nada de lo que yo no tuve' podemos estar haciendo un flaco favor a nuestros hijos. El uso del ordenador con acceso a Internet requiere siempre de control y seguimiento, integrándolo a nivel familiar en la medida de lo posible. Y esa brecha tecnológica de los padres puede propiciar un uso descontrolado de un medio, ya de por si descontrolado.

Y, aunque el desarrollo de una actitud responsable frente al uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones comienza en la familia, en estos casos el apoyo de la escuela es fundamental. Los padres están en desventaja ante estos retos tecnológicos y requieren de la ayuda de la escuela, tanto en lo que respecta a la educación de sus hijos como a la posibilidad de adquirir formación en las tecnologías de la información y las comunicaciones, mediante la organización de cursos de iniciación al uso de Internet y charlas orientativas sobre sus riesgos y mecanismos de prevención.

Como resumen y aplicable a cualquier ámbito familiar podemos decir que, desde el punto de vista educativo, la prohibición a ultranza e indiscriminada no es aconsejable, pero tampoco lo es la permisividad total sin llevar ningún tipo de seguimiento y control por parte de los padres. A costa del esfuerzo que sea necesario, hay que estar ahí, con ellos, a su lado, ayudando, enseñando y controlando.

Teniendo claro que la educación es lo más importatnte como apoyo y refuerzo, existen herramientas software para la protección de menores en internet. Los dos bloques más importantes del control parental a nivel de herramientas instaladas o a instalar en el ordenador son:

a) Herramientas de monitorización: llevan a cabo un registro de las páginas visitadas y tiempo de permanencia en ellas, pero no prohiben el acceso a páginas web de contenido inapropiado.


b) Filtros de contenidos: permiten bloquear el acceso a páginas web cuya dirección contenga un determinado patrón o el propio contenido de la página web contenga determinadas palabras. También permiten bloquear el acceso a ciertos servicios de Internet como a chats, etc, así como limitar el tiempo de conexión.

Dentro de cada uno de estos grupos existen multitud de herramientas que podemos descargar, configurar a nuestra medida o necesidades y utilizar. Pero sólo son una ayuda ya que, ninguna de ellas es 100% segura o completa, todas presentan lagunas. Y esto nos lleva, de nuevo, a decir que la labor educativa y formativa siempre debe estar presente si queremos un control parental eficaz y responsable.

No vamos a definir todas las herramientas que existen ya que encontraréis webs en las que ya se explican de forma detallada.

Por eso a continuación os damos los links de unas guías muy completas de instalación y configuración de herramientas y de información más ampliada del control parental.


Links de interés:

Amplia información de protección de menores en el uso de internet
Herramientas de control parental