Biometría, nuestro cuerpo nos identifica

 

Logo biometriaLo has visto en el cine a través de películas como ‘Minority report’, lo has podido ver en casa si tienes , por ejemplo, un portátil con reconocimiento de huellas, en el gimnasio o en una comisaría de policía si has cambiado el pin de tu DNI eléctrónico. Los sistemas biómetricos están en nuestro día a día , pero tal vez no hemos reparado en ellos.

La identificación biométrica en un sistema automatizado de reconocimiento humano basado en las características físicas y comportamiento de las personas. Es el mismo sistema que utiliza el cerebro humano para reconocer y distinguir una persona de la otra. Es un sistema que reconoce a la persona basado en "quien" es la persona, no importando "lo que la persona está llevando" o "lo que la persona conoce". Cosas que una persona puede llevar, así como llaves y tarjetas de identificación, pueden ser perdidas, sustraídas y/o duplicadas. Cosas que una persona conoce, tales como passwords y códigos, pueden ser olvidados, sustraídos y/o duplicados. En lugar de ello, la biometría se fija en "quién" es la persona, basándose en una única e inalterable característica humana que no puede ser perdida, olvidada, sustraída o duplicada. Biometría , por lo tanto, proporciona el máximo nivel de seguridad, conveniencia y facilidad de uso.

Las técnicas de autentificación biométrica más extendidas son el reconocimiento de la huella dactilar, facial, de voz, del iris, de la firma y vascular.

- Reconocimiento de huella dactilar: El usuario sitúa la yema de un dedo (normalmente el índice) sobre un escáner de huella.

- Reconocimiento facial: El sistema dispone de una cámara que graba al usuario, analizando el rostro del individuo.

- Reconocimiento de voz: Se pronuncia un código de acceso prefijado (nombre y/o apellidos, DNI, número de teléfono, PIN, etc.), o una frase por invitación del sistema, que lo reconoce a partir de las características de la voz grabada previamente.

- Reconocimiento de la forma de la mano: La persona sitúa su mano abierta sobre un escáner específico, siendo reconocido a partir de la forma y geometría de la misma.

- Reconocimiento de iris: El sistema obtiene una imagen precisa del patrón de iris del individuo y lo compara con el patrón previamente guardado del usuario.

- Reconocimiento de firma: El individuo firma sobre una superficie predeterminada y ésta misma es verificada frente a un patrón previamente obtenido de la misma persona.

- Reconocimiento vascular: se extrae el patrón biométrico a partir de la geometría del árbol de venas del dedo.

Los ciudadanos ya estamos siendo objeto de estas tecnologías biométricas en hoteles, hospitales, gimnasios, inmobiliarias, constructoras, bancos, empresas, residencias, organismos de la Administración, las fuerzas armadas, y en general, en todos los lugares que requieren niveles altos de seguridad.

Pero las aplicaciones de  biometría no se utilizan sólo en el campo de la seguridad. Un ejemplo lo tenemos en Japón donde se ha puesto en marcha un proyecto piloto en donde se colocaran pantallas de publicidad digital en las cercanías del metro de Tokio. Estas pantallas cuentan con cámaras que pueden determinar el género y edad aproximada de los transeúntes que pasan, para mostrar una publicidad adecuada. A esta tecnología del Digital Signage Consortium solo le toma un segundo determinar esta información y así las empresas pueden proporcionar anuncios interactivos que respondan a los intereses de la gente que utiliza la estación en un momento determinado. La tecnología utiliza un software de reconocimiento facial y los operadores han prometido que no grabarán las imágenes, sólo recopilarán datos demográficos.

Os dejamos un fragmento de la película "Minority report" en la que se adelantaba de alguna manera este proyecto de publicidad:

 

 

Si sumamos interfaces táctiles, cámaras más sofisticadas y proyectos como Milo para Kinect, pronto estaremos sumergidos en un nuevo tipo de publicidad interactiva y personalizada.

Cada vez encontraremos más y más aplicaciones de biometría, como sistema de reconocimiento dactilar en los procesos electorales, cajeros automáticos capaces de reconocer el iris de los usuarios, leer los ojos para mover un cursor de PC... Sin duda poco a poco la biometría se irá convirtiendo en un negocio de futuro, si es que no lo es ya en el presente.

Pero como siempre ha sido nuestro interés en Softeingenio, el de mostrar la tecnología desde un punto de vista más cercano, comentaros que para los programadores tenéis esta tecnología accesible a precios muy económicos. Por ejemplo, un lector de huellas dactilares  por puerto USB podría costaros alrededor de unos 100 euros. Los SDK os los puede proporcionar el distribuidor al que decidais comprar el material. Al pie de página os ofrecemos unos links que os pueden resultar de interés.

 

Links de interés

Fabricante de lectores de huella

Distribuidor de herramientas de biometría

Desarrollador de algoritmos de biometría